La ley de dependencia no estimula el negocio de las residencias


La ley de dependencia, reclamada durante años por el sector de atención a las personas, no ha resultado ser ningún motor para el desarrollo del negocio de las residencias para mayores y la prestación de servicios asistenciales para este colectivo. «Todo el mundo esperaba que la norma iba a provocar un gran boom y en lugar de promover los servicios se ha convertido en una ley de prestaciones», explica, Montserrat Cervera, socia-directora de Antares Consulting.


Es una opinión en la que coincide Jorge Guarner, consejero delegado de SarQuavitae, el primer grupo de atención a mayores en España. «Con la crisis, muchas personas en algunas comunidades se están llevando a los padres y abuelos de las residencias para cuidarlos en casa».


Los datos del Imserso corroboran estas tesis sobre el impacto de la ley que entró en vigor el 1 de enero del 2007, ya que en torno a la mitad de los beneficiarios de las prestaciones reconocidas por la ley son cuidadores familiares o informales. De un total de 739.949 personas beneficiarias de prestaciones económicas para cubrir la dependencia, 419.787 eran percibidas por cuidadores familiares hasta el pasado 1 de octubre, según las mismas estadísticas del Imserso. Los analistas entienden que esta evolución, «ya le va bien a la Administración, porque le resulta más barata».


Según uno de los últimos estudios realizados por Antares Consulting, «sigue sin aflorar la demanda privada ni se ha registrado el incremento de demanda en la prestación de servicios que hacía prever el desarrollo de la ley de dependencia. El cliente privado es cada vez más marginal».


Esta evolución se produce además en un momento en el que los inversores que entraron en el negocio de la residencias al calor del boom inmobliario huyen en tromba. La salida se aceleró cuando vieron las características de este negocio, que tiene elevados costes fijos. «Tiene una gestión compleja. Es una actividad en la que se combinan la actividad hotelera y la hospitalaria, las 24 horas del día y los 365 días del año», explica Guarner.
 


Fuente: El Periódico. Sección +Innovación
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad