EFG de alta especialización: complejos y costosos, pero también rentables

Los laboratorios que apuestan por esta área se encuentran con menos competencia y pueden innovar con nuevas fórmulas de administración


13/02/2012

 

Los medicamentos genéricos de alta especialización se caracterizan por ser complejos en su proceso de producción, pero incorporan valor añadido por su innovación tecnológica y nuevas formulaciones. Aunque suponen un salto tecnológico relativamente costoso para las compañías de EFG que se dediquen a ellos, suponen una inversión inferior a los biosimilares, y representan una oportunidad, dado que hay menos competencia y resultan rentables.

 

"No son mercados con un volumen de unidades muy alto, por lo que, más que un modelo a generalizar, se trata de una apuesta estratégica por parte de las compañías", explica Alicia López de Ocáriz, directora de I+D de Cinfa. La compañía navarra se aventuró en 2008 en la fabricación de este tipo de EFG, lo cual les ha llevado a desarrollar el inmunosupresor genérico tacrolimus, un proyecto que costó una inversión de 3 millones de euros en I+D+i y en tecnología para la fabricación del fármaco. "Requieren ser fabricados en instalaciones especiales y por personal altamente cualificado". Rafael Borrás, de Antares Consulting, añade que se requieren "procesos analíticos más complejos y estudios costosos".

 

"Los medicamentos genéricos complejos requieren una importante inversión en tiempo y recursos", añade Rebecca Guntern, directora general de Sandoz en España. Comenta que, aun así, "es una de las áreas de mayor crecimiento de Sandoz"; de hecho, representan "un tercio de nuestro catálogo. Ofrecemos la misma calidad que los medicamentos complejos maduros pero a menor precio, e incluso en ocasiones podemos decir que mejorados en su administración, ya que utilizamos tecnología de vanguardia que en algunos casos no existía cuando se lanzaron las moléculas originalmente".

 

Esta apuesta tan clara de la que habla Guntern tiene sus razones. Según Borrás, estos EFG tienen "un potencial de ventas y márgenes elevados, precios altos y barrera de entrada para competidores de genéricos convencionales". López de Ocáriz está de acuerdo en este último aspecto: "Hay menos competencia, ya que se requiere una gran inversión y asumir más riesgos".

 

OPORTUNIDAD


¿Suponen estos fármacos una oportunidad de negocio? "Ofrecer moléculas de alto valor añadido, difíciles de comercializar masivamente, a precios sensiblemente más bajos que los actuales y en mercados de facturación elevada constituye un atractivo, tanto desde el punto de vista del prestigio y del servicio de contención de costes farmacéuticos a la administración como del propio interés económico de las compañías", opina Borrás.

 

Innovadores en administración


Una de las fórmulas para introducir innovación la han encontrado las compañías en la administración de EFG de alta especialización. "Tenemos fármacos por vía inhalatoria que combinan medicamentos complejos con innovadores y sofisticados dispositivos para su administración. O los inyectables oncológicos, que representan una unidad de negocio clave en el crecimiento de Sandoz", explica Rebecca Guntern, directora general de Sandoz en España, que también destaca los "parches transdérmicos en analgesia y oncología", así como los formatos sólidos orales para pacientes que experimentan problemas al tragar medicamentos sólidos. Además, apuntan expertos que en el futuro se liberarán moléculas atractivas, "como algunas inmunosupresoras y de la familia de los inhibidores de la tirosina quinasa", indica Alicia López de Ocáriz, directora de I+D de Cinfa.


Fuente: Correo Farmacéutico
Acceder a la noticia original

Evento  21 de junio de 2016
Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad