Un informe de Antares para Cofares pone de manifiesto que el RDL 16/2012 implicará un un descenso añadido del 1,3% en la facturación de las farmacias.


25/06/2012

 

El estudio “Proyección y consecuencias del Real Decreto Ley 16/201”, elaborado por Antares Consulting por encargo de Grupo Cofares, pone de manifiesto que las medidas del RDL 16/2012, acumuladas a las ya puestas en marcha, implican un descenso añadido del 1,3% en la facturación de las oficinas de farmacia, algo que pone en cuestión la viabilidad del 13% de las actuales oficinas de farmacia.

 

El presidente de Cofares, Carlos González Bosch, señaló en el acto de presentación del estudio, que la Cooperativa no tiene intención de hacer una valoración política del mismo, pero que tanto para evaluar las actuaciones a desarrollar dentro de la primera distribuidora farmacéutica española, como para el día a día de las más de 9.000 farmacias socias-propietarias de Cofares, era necesario tener claro cuáles van a ser sus efectos y que para ello se había encargado el estudio a Antares Consulting.

 

Rafael Borrás, director e la Unidad de Bioindustria y Farmacia de Antares Consulting, comenzó su presentación recordando que desde 1996 los distintos gobiernos han puesto en marcha hasta 29 medidas de control del gato farmacéutico, incluido el último Real Decreto Ley 16/2012. Esta última reforma reducirá los ingresos de las farmacias en hasta 200 millones de euros al año, debido a la previsible caída del consumo que producirá tanto el «copago» como el nuevo sistema de precios menores para los fármacos, según sostiene el informe. Todo ello provocará, según Borrás, una disminución de un 2,7% del número de recetas y una caída de un 1,3% de la facturación.

 

Borras subrayó que los Reales Decretos-Ley 4 y 8 de 2010 y 9 de 2011, que habían provocado la pérdida a la oficina de farmacia de una media del 11,2 por ciento a través de recetas del Sistema Nacional de Salud (SNS),y que con el nuevo RDL 16/2012 que entrará en vigor el 1 de julio, la caída total estimada será del 13,5 por ciento; es decir, unos 1.500 millones de euros.


 

Los cambios y su repercusión estimada sobre la factura farmacéutica pública a través de oficinas de farmacia son los siguientes:

  • En primer lugar, el incremento de las aportaciones de los usuarios que, de una situación actual del 5,8 por ciento va a pasar al doble (10.63 por ciento), lo que representa 1.159 millones de euros. Borrás recordó que el porcentaje de aportación se quedaba por debajo de la media europea, que del 16,2 por ciento.

 

  • Por otro lado, debe tenerse en cuenta el cambio de la aportación por medicamentos con cícero (aportación fija reducida), que ha pasado de 2,64 euros a 4,13 euros. Los ingresos estimados son de 71 millones de euros.

 

  • Asimismo, deberá tenerse en cuenta la desfinanciación de determinado número de fármacos de uso común y precio bajo, cuyo impacto sobre la facturación se estima entre 500 y 600 millones de euros. (Sobre este punto, hay consideraciones a realizar pues, entre otras, no faltan quienes consideran que podrían ser un buen mercado al que prestar atención por las oficinas de farmacia, siempre, claro que esté, que no queden dentro de la financiación medicamentos afines que les puedan sustituir. Es más, se considera que estos fármacos desfinanciados podrían ser prescritos oficialmente, aunque pagados totalmente por el usuario a la hora de conseguirlos en la farmacia).

 

  • Finalmente calificó de "perversidad" el hecho de que los laboratorios que no tienen cobertura nacional acaben fijando el precio más bajo de un determinado medicamento. También indicó que la gestión de stock es "imprevisible", en lo que influyen los impagos que se están produciendo en algunas comunidades autónoma

Fuente: Cofares
Acceder a la noticia original

Evento  21 de junio de 2016
Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad