Los medicamentos desfinanciados siguen dando que hablar

Un estudio de Antares Consulting justifica la medida, pero no el momento


27/07/12

 

“Una decisión necesaria tomada a destiempo”. Ésta es la conclusión de Antares Consulting tras la aparición de la lista que excluye 426 medicamentos de la financiación pública. En primer lugar, el informe cifra en 332 las presentaciones desfinanciadas, si se atiende a aquellas que no habían sido dadas de baja anteriormente. Por lo tanto, argumentan, no deberían verse en esta lista ahora si ya estaban fuera de la comercialización en el momento de publicación del RDL. Además, en una nueva resta, consideran que de estas 332 presentaciones sólo 134 se refieren a presentaciones con distinto principio activo, dosis y formas farmacéuticas. En efecto, tratamientos como la tos o las vías aéreas (mucolíticos) han perdido la financiación pública de 46 y 69 tratamientos respectivamente. Aunque, por una parte, los tratamientos financiados podrían reducirse, no es menos cierto que perder 46 o 69 tratamientos es un paso radical que, inevitablemente, afectará a los pacientes. Otros de los tratamientos con muchas presentaciones financiadas eran el estreñimiento o el tópico de inflamación traumática, con 36 y 37 productos, respectivamente. Al igual que los otros ejemplos, hoy no tienen ni un solo tratamiento financiado por el sector público.

 

El informe también analiza la lista en el sentido de los principios activos. Sólo atendiendo a estos, considera 81 los medicamentos que pierden el apoyo del Ministerio aunque, de nuevo, las conclusiones son que los tratamientos de la tos pierden 11 medicamentos, el deterioro cognitivo asociado a la edad, 13, o el tópico de inflamación traumática, 15.

 

El problema, concluye Antares, y el motivo fundamental de la polémica de esta medida, es que si hasta ahora las medidas de contención de gasto público en cuanto a medicamentos se han aplicado sobre la Industria, la Distribución Mayorista y las Oficinas de Farmacia, ésta es una resolución que afecta directamente a los bolsillos de los ciudadanos, algo que no había ocurrido en los últimos quince años Sin embargo, los avances en investigación hacen que deba priorizarse qué se financia y qué no. En este sentido, mientras se han bajado precios de medicamentos antiguos, hay más de 800 medicamentos oncológicos que están en desarrollo clínico. Según estas afirmaciones, este tijeretazo de la financiación pública deberá tener una respuesta de ampliación o de creación de una nueva lista, más eficiente, en un futuro.

 

Sea como sea, desde que España ingresara en la Unión Europea, nuestras políticas en materia de sanidad se han ido alejando más y más de las líneas europeas. Así, la mayoría de los 27 principios activos que ha analizado Antares Consulting está excluida de la financiación pública: en un 86% en Italia y por encima del 70% en Francia y Alemania. Según el estudio, “lo grave de la medida es la oportunidad”, puesto que de haber sido tomada diez años atrás, no habría levantado la misma polvareda. En efecto, la mejor situación para tomar esta medida no era la de coincidir con un copago farmacéutico o con la inclusión en el mismo de los pensionistas. Antares considera que España adolece en la actualidad de un cierto “paternalismo” que pretendía tomar como natural que el Estado financiara casi el 100% de la prestación farmacéutica. Este paternalismo, explican, se desarrolló al margen del proyecto europeo, que nos hemos creído sólo parcialmente. Una de las consecuencias directas es creer que nuestro sistema sanitario está en crisis por la recesión económica, cuando en realidad, reza el estudio, lo está por no haber cambiado su funcionamiento en hace 20 años.

 

Los retos ahora han de asumirse con celeridad, señala Antares, puesto que todo indica que ésta será una estrategia continuada por parte de las Autoridades Sanitarias, que sólo entre 2009 y 2011 aumentaron en un 13% la cantidad de fármacos financiados. En este contexto, los médicos deberán afrontar el problema del desplazamiento de la prescripción que suele aflorar en estos casos, tal y como demuestra la experiencia de otros países. Por otra parte, los farmacéuticos deberán asumir un nuevo papel de asistencia, puesto que aumentan sus oportunidades de potenciar la venta de medicamentos sin receta excluidos de la lista y de fomentar el autocuidado. Algo parecido sucederá con las compañías farmacéuticas afectadas, que deberán desarrollar nuevas estrategias de gestión para ser más competitivas. Dentro de la maraña actual, los pacientes deberán ser conscientes de que esta situación supone un cambio en qué tratamientos requieren una priorización y cuáles no, lo que deberá ser acometido con responsabilidad por todas las partes.

 


Fuente: imFarmacias
Acceder a la noticia original

Evento  21 de junio de 2016
Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad