La botica debe ser más activa en la oferta de servicios


18/03/13

 

Las II Jornadas Farmacéuticas Actualidad de la profesión farmacéutica, organizadas la semana pasada en la Facultad de Ciencias la Salud de la Universidad CEU-Cardenal Herrera, de Valencia, pusieron de manifiesto que la oficina de farmacia debe afrontar los retos y dificultades actuales con una actitud activa ante la definición y ofrecimiento de nuevos servicios asistenciales y profesionales a los pacientes, y no ser meros espectadores o protagonistas pasivos de las iniciativas institucionales o funcionar sólo cuando éstas se producen.

Rafael Borrás, profesor asociado de la Unidad Farmacia Clínica-Universidad de Barcelona y director de la Unidad de Bioindustrias y Farmacia de Antares Consulting, apuntó que el 80 por ciento del ingreso global de las farmacias corresponde a la receta y, en su opinión, no tiene perspectivas de futuro con ese porcentaje.

 

LA FÓRMULA IDEAL

Según Borrás, la fórmula correcta es un 50 por ciento de receta, un 40 por ciento de venta libre y un 10 por ciento por servicios, señalando que éstos últimos "los necesitamos ya" y, por ello, "ya no valen pruebas piloto ni comisiones de análisis".

 

Vicente Baixauli, vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), enfatizó que la farmacia comunitaria "es asistencial... o no será". En su opinión, con la evolución del papel del farmacéutico la sociedad se encuentra ante un "proveedor de salud".

 

Francisco J. Fernández, director de CORREO FARMACÉUTICO, recordó que el sistema sanitario está abocado a una transformación "en la que una farmacia de servicios puede tener un amplio protagonismo". Y recordó que, aunque "hay margen de mejora en la gestión y en la eficiencia de la farmacia, éste es limitado".

 

TOMAR LA INICIATIVA

A la hora de afrontar este proceso de cambio que se avecina y que ya se está produciendo, Borrás y Baixauli insistieron en que los farmacéuticos no pueden ir a remolque de la Administración, sino ser activos y promover y desarrollar iniciativas y proyectos propios en el campo de la cartera de servicios. Borrás apuntó el gran margen de actuación en campos como la optimización y adherencia al tratamiento, entre otros, enfatizando que "hasta que la Administración no lo vea, nosotros hemos de hacerlo". Además, Baixauli insistió en que el farmacéutico debe adaptarse a las medidas puestas ya en marcha "aportando valor para la salud del paciente y ofertando servicios farmacéuticos y profesionales".

 

SABER VENDERSE

A raíz de las preguntas de los asistentes relacionadas con el "escaso valor" que actualmente tiene la medicamento y la labor de los farmacéuticos en la sociedad española, los miembros de la mesa destacaron la importancia de hacer autocrítica. "Nos hemos vendido muy mal", criticó Borrás, y todos coincidieron en la importancia de ser activos también en esa recuperación de la imagen. ¿Cómo? Definiendo, entre otras cuestiones, la oferta de la cartera de esos servicios añadidos y adicionales que se reclaman. Además, en opinión de los participantes en la mesa de debate, esa situación permitiría demostrar a la población los conocimientos adquiridos durante su formación y el gran potencial de su actuación, lo cual muchas veces queda poco reconocido socialmente.


Fuente: Correo Farmacéutico
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad