Hospitales en venta


13/11/13

 

El grupo Quirón, controlado por el fondo Doughty Hanson y la familia Cordón, acaba de comprar la prestigiosa clínica Teknon de Barcelona, convirtiéndose en el primer grupo hospitalario de España. Es el último ejemplo de los movimientos continuos en el sector. Y parece que no van a parar, porque seguirá una rápida concentración en el mercado.
 

El principal problema con el que se han encontrado las clínicas privadas es el incremento de costes sanitarios, a la vez que la presión en precios de las aseguradoras no disminuye. “Las pólizas de salud siguen en aumento debido, en parte, a la contención en las primas. Las aseguradoras han hecho un esfuerzo importante y lo repercuten en la negociación de tarifas con las clínicas. Y ahí las más pequeñas tienen todas las de perder”, explica Joan Barrubés, socio director de Antares Consulting. Cinco empresas (Adeslas, Sanitas, Asisa, Mapfre y DKV) cuentan con cerca del 72% del mercado asegurador. “Las compañías de seguros han acumulado mucho poder”, confirma Pablo Díaz-Lladó, socio de la consultora GBS Finanzas, experta en banca de inversión.
 

Para sobrevivir, los hospitales han entrado en un proceso de fusiones y adquisiciones continuo para ganar tamaño y rentabilidad. El mercado se ha concentrado en varios grupos medianos, con apenas una decena de hospitales y clínicas ambulatorias cada uno de ellos.

 

Quirón adquirió el pasado año USP Hospitales y ahora se hace con la clínica Teknon. Capio (Idc Salud es su nueva denominación), controlado por el fondo CVC CapitalPartners, ha entrado a gestionar recientemente la Clínica de la Luz en Madrid, aunque su modelo se centra en los concursos en los hospitales públicos (cinco en la capital).
 

Tras ellos aparecen otras compañías como la canaria Hospitén, de la familia de médicos Cobiella, que ha enfocado su modesta expansión en América Latina, aunque compró MD Anderson de Madrid y también intentó hacerse con USP. Igualmente lo pretendió Hospitales de Madrid, de la familia Abarca, que polariza su crecimiento en la zona centro y con hospitales de nueva construcción.
 
Algunas de las aseguradoras han buscado también entrar en el negocio de la gestión de las clínicas. “En el pasado vimos que se desprendieron de sus centros y ahora vuelven a integrar ese negocio”, recuerda Barrubés, de Antares. Es el caso de Sanitas, que ha comprado la clínica Londres de Madrid, o el hospital CIMA de Barcelona, que está abriendo centros ambulatorios e incluso ha apostado por la gestión de hospitales públicos como el de Torrejón (Madrid) y Manises (Valencia). Asisa igualmente ha confiado en servicios propios. No así Adeslas, que vendió este negocio a Goodgrower, la sociedad inversora de la familia Gallardo (de la farmacéutica Almirall), que ha bautizado el grupo sanitario como Vithas.


Entre los de tamaño medio destacan Nisa, con presencia sobre todo en la Comunidad Valenciana; el grupo Recoletas, fundamentalmente en Castilla y León, y la firma José Manuel Pascual, de gestión de hospitales andaluces.

En España, el 53% de los hospitales son privados y el 32% de las camas hospitalarias también, según la Fundación IDIS. Y el 10,7% de las partidas de gasto público en sanidad se dedica a conciertos con las compañías privadas. Entre el 60% y el 80% de los pacientes de estos centros privados provienen de las aseguradoras, según fuentes del mercado, y cada vez hay menos privados puros, los que pagan su factura, que realmente son los más rentables económicamente. Además de los conciertos, “los servicios como ginecología, traumatología y en menor medida cardiología son los que más ingresos aportan tradicionalmente a estos centros”, cuenta el socio de Antares.
 

“Las clínicas pequeñas tiene muy difícil supervivencia. O tienen mucho prestigio, como Ruber o Teknon, o es difícil que sobrevivan”, cree Barrubés. Aun así, Teknon ya no es independiente y diversas informaciones han señalado intermitentemente en los últimos años que el centro madrileño también ha estado a la venta. La Clínica de Navarra es el otro gran ejemplo, aunque se apoya en su propia aseguradora, Acunsa.
 
“Todavía prevemos cierta actividad en operaciones corporativas, principalmente de adquisiciones selectivas de hospitales de cierto tamaño y en ubicaciones interesantes. En menor medida, de clínicas independientes pequeñas que están sufriendo un entorno de mercado complicado con presión a la baja en sus ingresos con aseguradoras. Igualmente podría producirse alguna transacción en cadenas medianas, si bien no parece que existen muchas oportunidades disponibles”, apunta Eloy Serrano, socio de corporate finance de KPMG. “Los inversores han apostado fuerte por el mercado hospitalario español. Es un sector resiliente que, aunque ahora pueda sufrir algo la crisis, va a a seguir creciendo”, opina el socio de GBS.
 

 

El lío de la privatización madrileña
 
El Gobierno regional de Madrid (PP) intenta privatizar la gestión de seis hospitales públicos, un proceso que la justicia tiene paralizado por demandas de los profesionales, oposición y sindicatos. Los jueces han tomado la decisión de agrupar todas ellas y darán una resolución, se espera, en las próximas semanas. El Ejecutivo de Ignacio González tiene la intención, en cualquier caso, de volver a convocar el concurso si los tribunales tumban la medida por alguna cláusula.


Las condiciones económicas tampoco han satisfecho a las compañías. Solo tres presentaron ofertas. Sanitas ganó el concurso de Coslada, que busca sinergias con el público de Torrejón; Ribera Salud, que nació al calor de las cajas valencianas con el Gobierno de Eduardo Zaplana (PP), los de Vallecas y Arganda, y el desconocido en España grupo puertorriqueño HIMA San Pablo, los de Parla, Aranjuez y San Sebastián de los Reyes.


Fuente: Cinco Días
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad