La falta de estabilidad amenaza el desarrollo de servicios a corto plazo


17/03/14

 

Un informe realizado por Antares Consulting para Cofares pone de manifiesto una realidad complicada para la farmacia. Además de recoger las grandes cifras de lo que las distintas medidas han contraído el mercado de los medicamentos, el empobrecimiento de la farmacia podría amenazar el proyecto de desarrollo de un modelo de negocio más asistencial a corto plazo.

 

Por eso, piden al Ministerio de Sanidad que mire a otros ámbitos para futuras nuevas medidas de contención y abandone la estrategia de "control y recorte sistemático" del gasto en medicamentos que sólo supondría un 18 por ciento del gasto sanitario total (el gasto en hospital representaría, según sus datos, el 58 por ciento y se mantiene estable en los últimos años).

 

Para llegar a estas conclusiones, se basan en observaciones como que en los últimos cinco años la oficina ha reducido su margen neto en un 34 por ciento -en el último año analizado, 2012, la caída ha sido del 6,9 por ciento- o que 9.871 farmacias aportan, de media, (por la escala de deducciones) un 2,88 por ciento de su facturación (una media de 20.500 euros al año). Además, han contrastado que "como consecuencia de la caída de la facturación aumentan en un 10 por ciento las que ya no aportan", dice el informe. Esto significa que si en 2012 el 53 por ciento de las oficinas de farmacia no aportaba, en 2013 es ya el 60 por ciento.

 

El único indicador positivo recogido en el estudio sería el ligero aumento del mercado privado, que cifra en un 5,1 por ciento con respecto al ejercicio anterior, pero que "es insuficiente para compensar la caída del margen neto de la farmacia", apunta Antonio Anguera, director del Área de Bioindustrias y Farmacia de la consultora.

 

El estudio, presentado la semana pasada en Madrid, defiende que "debería establecerse por parte de la Administración un objetivo de gasto farmacéutico y dotar a la farmacia de un marco estable que corrija la situación actual de inequidad con otros sectores sanitarios y que pone en riesgo el futuro de un considerable número de farmacias". Sin él, "sería muy difícil desarrollar las actividades complementarias y complejas de nuevos servicios que la farmacia aspira a dar en los próximos 5 ó 7 años, porque será necesario un gran esfuerzo financiero", apuntó Anguera. Por eso, apela "al grado de responsabilidad de la Administración por el deterioro del margen de beneficio de la farmacia".

 

"La situación financiera delicada [de la farmacia] no está causada por una única medida, sino por la acumulación de varias", dice el informe. Su consecuencia es que "el uno por ciento de las farmacias estarían en concurso de acreedores, ya que no habrían cobrado ninguna deuda de los bancos" y "el 5 por ciento estaría en alto riesgo de liquidación o de venderse de forma inadecuada", dijo Anguera. El 15 por ciento estaría "en dificultades serias, apalancada con los proveedores o con dificultades de acceso a financiación estándar". El resto se repartirían entre las que tienen nuevas necesidades de financiación resueltas con recursos no extraordinarios (30 por ciento) y las que tienen recursos propios para afrontar estas necesidades.

 

EL EFECTO DE LOS RETRASOS


A esto habría que añadir los efectos de los retrasos o los impagos en algunas comunidades. De hecho, una estimación sobre una botica que factura 580.000 euros al año y que experimenta un retraso mensual de 40 días en el pago de la factura, el coste medio anual de la financiación sería del 0,35 por ciento (2.000 euros de su facturación al año).

 

Así, cada vez que la Administración paga tarde, asumiría un coste que volvería a reducir su margen un 0,48 por ciento más.

 

FINAL DE 2012, EL PEOR DE LOS RECORTES

 

El segundo semestre de 2012 fue el periodo en el que los efectos de las distintas medidas de contención del gasto fueron mayores para el mercado farmacéutico español. Como muestra el gráfico, la facturación mensual en estos meses se contrajo 200 millones mensuales. La causa, según el informe de Antares Consulting, habría sido "el doble efecto del nuevo modelo de aportación del usuario y la desfinanciación".


MEDIDAS SIN MUCHO MÁS RECORRIDO

 

Comparando los primeros semestres de 2012 y 2013 se puede dar cuenta del impacto que ha tenido cada medida sobre el mercado de medicamentos, siendo el nuevo modelo de aportación el de mayor impacto (el SNS se ahorró 363,7 millones). Sin embargo, a juicio de Antonio Anguera, de Antares Consulting, "en el último semestre de 2013 ya se ve un cierto repunte del mercado, ya que no es freno para que el usuario adquiera sus medicamentos".


Fuente: Correo Farmacéutico
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad