La Última: El boticario ya no es el rico del pueblo


14/03/14

 

Lejos quedan aquéllos años en los que el farmacéutico, junto con el médico, el alcalde y el cura eran las fuerzas vivas de los pueblos de España. En el caso del farmacéutico, además, se le presuponía, en muchos casos de modo merecido, una capacidad económica muy elevada, teniendo una importante retribución por su actividad. Pero esos tiempos han pasado. Hace mucho.

 

El boticario ya no es el rico del pueblo, sino más bien un autónomo con autoempleo y poco más.

 

El informe que ha elaborado Antares Consulting para Cofares pone de manifiesto que la realidad de la farmacia española hoy en día no tiene nada que ver con la de hace tan solo 15 o 20 años. En dieciocho años Antares ha contabilizado hasta 29 textos legales que han ido dirigidos a reducir el gasto en medicamentos. Unos reduciendo los precios, otros bajando los márgenes y otros haciendo reducirse la demanda. El resultado está claro y lo hemos explicado en numerosas ocasiones. El gasto en medicamentos a través de recetas se sitúa en línea con el que había en 2003, pero el número de acciones de dispensación, como las recetas, ha crecido un 26,9 por ciento. Mientras, el gasto medio por receta se ha visto reducido en un 18,4 por ciento.

 

Todo ello, unido a las reducciones de márgenes impuestos por los cambios legales, o el establecimiento de deducciones a las ventas que las oficinas de farmacia realizan con cargo al Sistema Nacional de Salud, ha hecho que el margen neto de las farmacias haya pasado del 13,3 por ciento de sus ventas en 1996 al 6,9 por ciento en 2013, según las estimaciones de Antares. Poco más de la mitad.

 

Igualmente, resulta escalofriante analizar las cifras de farmacias que se encuentran en una situación de viabilidad delicada. Según la consultora, el 20 por ciento de las boticas presentan graves o serios problemas financieros. Una situación agravada por los impagos que se han registrado en numerosas zonas geográficas del país. Además, la situación ya ha llegado a ser crítica para muchas farmacias ya que, según Cofares, un uno por ciento de las boticas estarían inmersos en un concurso de acreedores.

 

Por todo ello, parece de recibo que se empiecen a dar pasos para revertir las condiciones que han llevado a la farmacia a encontrarse en la situación en la que está. Los tramos del RDL 5/2000 se deben actualizar de un modo más ágil para ir reduciendo cada vez más el número de farmacias afectadas. Igualmente, los descuentos establecidos por el RDL 8/2010, deberían ir aminorándose poco a poco hasta desaparecer. La gallina de los huevos de oro ya no es tal. Así también lo demuestran el número de adjudicaciones que son rechazadas. Por todo ello, no cabe duda de que el boticario ya no es el rico del pueblo, sino más bien un trabajador autónomo con un autoempleo y poco más.


Fuente: El Global
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad