La 'Declaración de Córdoba' hace parada en Barcelona para "cerrar el círculo" de la farmacia


24/03/2015

 

La profesión farmacéutica nacional ha continuado en Barcelona con su misión de "cerrar el círculo" que inició el pasado mes de octubre en Octubre. Durante la jornada inaugural de Infarma 2015 de este martes 24 de marzo se ha hecho repaso de los objetivos que persigue la 'Declaración de Córdoba' presentada por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos en la pasada edición de su congreso nacional celebrado en la ciudad andaluza que da nombre aldocumento. Una declaración que, según palabras de Carmen Peña, presidenta del CGCOF, "nos permite volver a nuestros orígenes, al farmacéutico como figura clave". ¿Cuáles son los mismos? "Dar respuestas a las necesidades del paciente, a través de la medicina individualizada… Pero aprovechando ahora las nuevas tecnologías, los mayores conocimientos y estándares", completa Peña. Para Jordi de Dalmases, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona y otro de los participantes en dicha mesa, este documento "es la brújula de la farmacia". Una brújula que ha señalado a Barcelona y, en concreto, a Infarma 2015, como punto en el que continuar definiendo el rumbo de la profesión.

 

Para la máxima representante de la farmacia española, la Declaración de Córdoba "recoge la esencia del pasado proyectando una nueva forma de trabajar". Precisamente, Peña criticó cómo el farmacéutico ha ido perdiendo esa 'esencia' que ahora se pretende recuperar: "El concepto de imprescindible se fue deteriorando en las últimas décadas del siglo XX por ciertas decisiones de los gestores políticos y sanitarios que solo consideraban a la farmacia una partida de gasto; y los farmacéuticos fuimos perdiendo ese espíritu de confianza que la farmacia sí ha tenido siempre y que ahora estamos recuperando". Este momento que Peña sitúa en la década de los ochenta dio paso a una "fórmula inspiradora" que llegó una década después: la atención farmacéutica. "La AF nos ha enseñado dos cosas: que no hay profesional sanitario que tenga futuro si no registra sus intervenciones y que no podemos trabajar solos".

 

Precisamente, en el marco de esta mesa redonda y, como uno de los desarrollos de esta Declaración de Córdoba, Lluis Triquel, socio-director de Antares Consulting, presentó los resultados de un sondeo sobre práctica colaborativa realizado entre un grupo formado por diferentes profesionales sanitarios (médicos, farmacéuticos comunitarios, de hospital y enfermeros) que reveló cierto consenso entre ellos al considerar que el trabajo multidisciplinar es beneficioso para el paciente, impacta de forma positiva en los procesos asistenciales y permite un mayor conocimiento mutuo de las funciones de cada uno. Por el contrario, también se identificaron barreras. Una de ellas 'histórica': "el intrusismo fue especialmente destacado en el grupo que formaban médicos y enfermeros", ha destacado Triquell.
 
En esta mesa redonda de la jornada inaugural de Infarma también ha sido tratado un asunto no menos importante: cómo responder desde la formación de base (la Universidad) a las nuevas competencias que tiene y desea tener el farmacéutico comunitario. En este sentido, Fernando Martínez, miembro del Grupo de Investigación en Atención Farmacéutica de la Universidad de Granada, ha recordado que los planes de estudio también necesitan su propia renovación. "No basta con poner un epígrafe o un nombre sin más a una asignatura; hay que dotarla de contenido". Actualmente, según denuncia este catedrático, "muchas de las asignaturas relacionadas con la farmacia asistencial son optativas, por lo que no pueden considerarse una respuesta al nuevo paradigma competencial". Sus propuestas pasarían por "incluir asignaturas de atención farmacéutica obligatorias en los planes de estudio, cambiar los contenidos de las actuales y crear estructuras departamentales propias de la AF en las facultades", ha apuntado Martínez.
 
El óptimo desarrollo de los contenidos de la Declaración de Córdoba debería propiciar, entre otras cuestiones, la presencia de nuevos servicios profesionales farmacéuticos en las boticas españolas. En este sentido, Miguel Ángel Gastelurrutia, miembro de Foro de Atención Farmacéutica en Farmacia Comunitaria (Foro AF-FC) ha recordado la importancia de separar el 'grano de la paja', ya que "no todo debe considerarse un servicio profesional", citando como ejemplos "las consultas de nutrición o dermocosmética". Asimismo, ha defendido su remuneración: "Nada es sostenible si no es rentable; si no cobramos esos servicios, no podremos mantenerlos en el tiempo". Además, anunció que próximamente se darán a conocer los ahorros que generaría la implantación de un servicio de seguimiento farmacoterapéutico en la farmacia —que impulsa el CGCOF a través del Programa ConSIGUE— y que podían situarse en torno a los tres o cuatro euros por cada euro que la Administración invirtiese en él.

Fuente: El Global.net
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad