Crece la actividad pero no la eficiencia en los quirófanos españoles


Documento sin título

19 de noviembre de 2015

 

Diferentes especialistas del medio hospitalario, consultores y decisores políticos han llegado a la conclusión de que los bloques quirúrgicos de los hospitales españoles están muy lejos de alcanzar su potencial de eficiencia.


El Libro Blanco de la Actividad y Gestión del Bloque Quirúrgico en España puso sobre la mesa este jueves, 19 de noviembre, que las posibilidades de mejora organizativa de la actividad quirúrgica son acuciantes en el debate nacional sobre la sostenibilidad del sistema sanitario español. La obra es fruto de la colaboración estrecha entre GE (General Electric) Healthcare y Antares Consulting.

 

Un 40% del presupuesto hospitalario

 

El presidente de GE Healthcare para España y Portugal, Luis Campo, estimó que el libro viene a cubrir una carencia importante en el discurso técnico y social sobre la reforma del sistema sanitario. En su opinión, todavía no se ha puesto el foco de la forma debida en la actividad quirúrgica de los hospitales, un capítulo que consume de media el 40% de los presupuestos de estos centros asistenciales. Por eso, el libro blanco fue concebido con el objetivo de ayudar a medir, ordenar y reducir las variabilidades de esta función asistencial, en la seguridad de que hacerlo reportará grandes beneficios para la salud de los pacientes, junto a una necesaria eficiencia económica.

 

La tesis de Campo fue respaldada por Eduard Portella, presidente de Antares Consulting, quien evidenció la necesidad de racionalizar la actividad de los bloques quirúrgicos de los hospitales, mediante un dato muy esclarecedor. Según precisó, cada minuto de una sala perteneciente a un quirófano tiene un precio unitario de 15 euros, tanto si se interviene en ella como si no. Teniendo en cuenta que cada quirófano puede constar de seis o siete salas, el dato explica por sí solo por qué la actividad quirúrgica es tan cara por definición. Y lo extraordinariamente onerosa que resulta también la infraestructura cuando está inactiva, según Portella. Un tema muy a tener en cuenta, sabiendo que la actividad quirúrgica crece en España a un ritmo del 6% anual.

 

Gestión indirecta en el Hospital de Versalles

 

Florence Barkats, Periop Optimization Solutions Manager de GE Healthcare Europa, dictó una conferencia sobre la optimización de los quirófanos del Hospital de Versalles (Francia) en régimen de gestión indirecta. Gracias a la implementación tecnológica de los últimos años, se ha logrado un uso más racional de dichos quirófanos, llegando a la conclusión de que dos de los 12 existentes no debían mantener su función, pudiendo ser dedicados a otros usos. Así mismo, la ponente también comentó que no es bueno utilizar el mismo quirófano para distintas especialidades médicas, ya que esto hace restar eficiencia.

 

En cuanto a Francia como país, Barkats comentó que últimamente su sanidad se ha visto aliviada de la presión ejercida por el control estatal del déficit público. Así mismo, explicó que existen indicadores nacionales públicos de ocupación de quirófanos, horas de cirugía efectiva, retrasos, tiempos muertos, paradas por limpieza, desbordamientos, etc., a disposición de los hospitales y que la práctica del Benchmarking también está muy extendida en el país galo.


Los bloques como rompeolas de todas las especialidades


La jornada de GE Healthcare y Antares Consulting fue muy fértil en intervenciones. El moderador, Bernardo Ubago, del equipo de Antares, tuvo la agudeza de observar que muchas veces los hospitales son construidos a los 10 ó 15 años de haber sido diseñados, por lo que ya suelen estar obsoletos para incorporar las últimas tecnologías operatorias. Por su parte, el jefe de Cirugía del H.U.F. Alcorcón, doctor Antonio Quintans, celebró que el modernísimo hospital de Móstoles no les haya quitado el trabajo, y citó como problema a resolver el tema de la Enfermería especializada en Cirugía, un lujo del que no siempre se puede disfrutar.

 

Seguidamente, la suddirectora médica del H.U. Mútua Terrassa, doctora Rosa Asbert, cantó loas en honor de la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA). Otra fue la preocupación de la directora de bloque quirúrgico del HU La Fe de Valencia, doctora Pilar Argeme, al asegurar que nunca se debería contratar enfermeras por bolsa, como está establecido sindicalmente en los hospitales públicos; alardeando por otro lado de que en su hospital no se suspenden las intervenciones.
En otros  términos se expresó el doctor Vicente Gil, director gerente del H.U. Manises, para quien la gestión indirecta mejora la atención, como, según señalo, prueban las 20.000 operaciones que se hacen cada año en su centro. Como broche y cerrando la mesa, el jefe de Anestisiología y Reanimación del HU de Fuenlabrada, doctor José Olarra, comentó que tener la mayor productividad quirúrgica de la Comunidad de Madrid se está consiguiendo en su hospital a base de jornadas maratonianas y plantillas tan estresadas como necesitadas de mayores incentivos que los actuales.

 

Registros “impresentables”

 

Sin citar el adjetivo, el doctor César Pascual, director general de Coordinación de Asistencia Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), puso abundantes ejemplos de como en casi todos los hospitales de la Comunidad de Madrid los datos relativos a la actividad y productividad de los bloques quirúrgicos son (no lo dijo, pero seguramente lo pensó) impresentables. Verdaderamente, Pascual echó mano de la ironía para transmitir su estupor ante algunos de estos datos facilitados por los 30 hospitales regionales que hacen Cirugía. ¿Cómo aceptar si no, que el 37% de las suspensiones de las operaciones se deban a misteriosas renuncias de los pacientes? ¿O cómo planificar intervenciones para patologías no adecuadas?

 

Entre esos interrogantes, el ex gerente del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander llegó a la conclusión de que, o los registros de actividad de los bloques quirúrgicos están fatalmente hechos o, más preocupante sería, resulta que los propios bloques funcionan rematadamente mal en términos de eficiencia.


Como alivio, Pascual idealizó su visión del modelo anglosajón, en el que se opera los siete días de la semana, a diferencia de España, donde sólo se opera por las mañanas “y de aquella manera”… ¿O tal vez es que en nuestro país se interviene más de lo debido? ¿O quizás es que la Cirugía Mayor Ambulatoria resulta más pequeñita de lo que presume?… reflexionó en voz alta el ex gestor y hoy responsable político, no sin dejar de echar alguna flor al personal sanitario madrileño.

 

Hay que medir, más y mejor

 

Por último, la directora general de GE Healthcare IT para España y Portugal, Belén Soto, resumió la jornada asegurando que todos los ponentes habían puesto de manifiesto la necesidad de racionalizar todo el proceso que rodea a la actividad de los bloques quirúrgicos. Alabó Soto la visión holística representada por el Hospital de Versalles, asegurando que las cosas nos empezarán a ir mucho mejor en España cuando de una vez por todas empecemos a medir con rigor nuestra actividad quirúrgica, como también deberíamos hacer con el resto de nuestros quehaceres sanitarios.


Fuente: Acta Sanitaria
Acceder a la noticia original

Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad