La Mancha estudia suprimir boticas de pueblos pequeños

La noticia hace referencia al estudio elaborado por Antares Consulting: Estudio de las guardias de las Oficinas de Farmacia en las provincias de Castilla-La Mancha.


Castilla-La Mancha, como Andalucía y Extremadura, estudia sustituir poco a poco farmacias de núcleos pequeños, y de escasa rentabilidad, por botiquines. La medida se incluiría en una estrategia amplia de apoyo a las boticas con dificultades.

 

El consejero de Sanidad y Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, ha prometido al presidente del Consejo de COF regional estudiar que, en el próximo concurso de oficinas de farmacia, no se convoquen nuevas aperturas en núcleos de población inferiores a 500 habitantes e ir sustituyendo por botiquines las oficinas de farmacia que vayan quedando vacantes. Medidas similares han sido adoptadas ya por Andalucía y Extremadura.

 

Esto formará parte de una estrategia de apoyo a las farmacias rurales en la que se empezará a trabajar la próxima semana.El presidente del Consejo de COF, Tomás Martínez de Anca, en una reunión con el consejero, le hizo entrega de un informe elaborado por Antares Consulting que refleja la escasa rentabilidad de las boticas situadas en poblaciones con pocos habitantes.

 

Según este informe, un total de 137 oficinas de farmacia repartidas por la comunidad castellano-manchega están ubicadas en municipios inferiores a 500 habitantes, es decir, el 11 por ciento del total, lo que implica "muchas dificultades de rentabilidad", afirma a CF Martínez de Anca."La de los botiquines no es la única solución -afirma a CF José Luis López, director general de Ordenación y Evaluación Farmacéutica-. Nos planteamos también alternativas a los horarios intensivos, las dificultades para salir de vacaciones y los excesos de guardias". López añade que "es fundamental atender a las farmacias que están en situación complicada, por su situación y por los recortes impuestos por la crisis".

 

UN PROBLEMA SEMÁNTICO


El nombre de botiquin no es bien aceptado por los ciudadanos ni por los representantes municipales, que lo consideran peyorativo o sinónimo de un servicio de segunda clase y a veces rechazan estos cambios. Por eso, varios presidentes de COF han expresados a veces la necesidad de usar la denominación de farmacias auxiliares. Pero el problema semántico es el menos importante.La realidad es que las boticas situadas en núcleos pequeños encuentran muchos problemas, ya que dependen casi exclusivamente de las recetas del SNS, tienen que hacer frente a muchas guardias al año y tienen dificultades para encontar sustitutos a la hora de que los titulares planifiquen sus vacaciones o la asistencia a cursos o reuniones profesionales.

 

Seis titulares de farmacias de Toledo ubicadas en zonas rurales poco pobladas enviaron al Consejo de COF y a la Consejería de Sanidad una carta señalando que hacen una media de 180 guardias al año, guardias que, además de no ser rentables, como refleja el informe de Antares Consulting, no atienden mayoritariamente casos de urgencia sanitaria real sino olvidos o dispensaciones habituales fuera de las horas de apertura convencional.

 

¿Urgencia o ampliación horaria?


El estudio de Antares Consulting para Castilla-La Mancha refleja que, como en otras partes, la farmacia de guardia es percibida por el paciente más como un horario ampliado por parte del farmacéutico que como un servicio de urgencia. Eso contribuye a que, como señala el informe, la rentabilidad de hora de guardia sea muy baja y obligue a los profesionales a hacer un mayor esfuerzo horario cuanto más pequeño sea el núcleo urbano de la botica.

 


Fuente: Correo Farmacéutico
Acceder a la noticia original

Evento  21 de junio de 2016
Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad