SPD: diez largos años esperando la concertación del servicio

La consolidación de estos dispositivos es una realidad en muchas farmacias. Ahora bien, garantizar su futuro pasa por un cobro, que de no producirse le condenaría a la voluntariedad "limitada" del boticario.


Ya ha pasado una década desde que el COF de Barcelona abanderara su particular lucha para desarrollar e implantar servicios de seguimiento farmacoterapeutico a pacientes crónicos y polimedicados a través de los sistemas personalizados de dosificación (SPD). Mucho ha llovido desde entonces. Como recuerda Rafael Borrás, entonces vocal y uno de los promotores del programa SPD del COF de Barcelona, atrás quedaron los problemas legislativos que tuvieron que solventar.

 

Y para la historia quedarán las obsoletas cajitas de cartón para emblistar y que usaban farmacéuticas como Merçè Barau, del COF de Barcelona y una de las ponentes del Congreso Infarma, donde se habló la semana pasada de los diez años de los SPD. "Los blísteres ahora son de PVC y con compartimentos estancos. Además, los que hay ahora en el mercado están todos homologados". Sobre el diseño, Eduardo Mariño, de la Facultad de Farmacia de Barcelona y compañero de mesa de Barau, resalta cómo los SPD han tendido a la simplificación y al uso de pictogramás más entendibles. Paqui Moreno, presidenta de la sección Catalana de la Sociedad Española de Farmacia Comunica (Sefac) y participante también en el congreso, señala los grandes avances en la elaboración de protocolos.

 

CRITERIOS UNIFICADOS

 
En este sentido, el Consejo Catalán de COF ha elaborado un documento que define las pautas para la correcta utilización de los SPD. Según Barau, aunque está terminado, falta la supervisión de los COF catalanes y el visto bueno del Departamento de Salud catalán. De todas formas, adelanta a CF que los aspectos en los que se han centrado han sido: características de los dispositivos multicompartimentales para mejorar la adherencia; el SPD como dispositivo para el seguimiento de los pacientes crónicos; los procedimientos (responsabilidades del médico, del farmacéutico, del paciente y del cuidador); descripción de los equipos (material, herramientas informáticas, zona de preparación), y descripción del procedimiento (presentación del servicio, información al paciente, ficha del enfermo, programación de visitas, hojas de interconsultas, cómo preparar la entrevista, cómo comprobar la adherencia y hojas de baja de los beneficiarios del servicio).

 

Analizado el pasado cabe preguntarse cuál será el futuro de los SPD y qué hay que mejorar. Montse Iracheta, farmacéutica de Santa Coloma, Barcelona, y otra de las ponentes, comenta que el futuro pasa por la remuneración, opinión que comparten todos los expertos. Es más, Moreno señala que de no cumplirse esta petición se condenaría al programa de SPD a la "voluntariedad limitada del farmacéutico", lo que le sitúa en la cuerda floja.

 

Pero, ¿quién debería pagarlo? En principio, todos señalan a la Administración, pues defienden el SPD como un servicio que se debe concertar, pero Borrás apunta también a los pacientes y a las mutuas. Con respecto al papel de las empresas suministradoras de blíster, Moreno apunta que no puede ser otro que el de aliado: "No les podemos pedir que nos los den gratis, pero sí que nos apoyen en la reivindicación de que sea un trabajo remunerado".Otras cuestiones que se deberían mejorar son la difusión del servicio a médicos y enfermeras y erradicar miedos infundados generados en la población por no disponer de medicación en casa. Este último aspecto se está solventando gracias a la receta electrónica, según los farmacéuticos. 

 

Pioneros y batalladores

 

Cataluña es por antonomasia la región que ha liderado el desarrollo de seguimiento a pacientes con SPD, y Rafael Borrás, apoyado por Teresa Bassons y el COF de Barcelona, han sido las cabezas visibles. Su lucha: incluir estos dispositivos en la cartera de servicios, y en eso están. Pero no sólo ellos. Desde Madrid Encarnación Cruz, de la Consejería de Sanidad, apostó por imponer como requisito la implantación de SPD a las farmacias que quisieran dispensar a residencias y en su Plan de atención al mayor polimedicado. Pero lo que ha marcado un antes y un después ha sido el programa de ayuda domiciliaria de País Vasco, liderado por el COF de Guipúzcoa y por su entonces presidente F. Echeveste (en el centro) y por el que se cobra por hacer seguimiento con SPD.

 


Fuente: Correo Farmacéutico
Acceder a la noticia original

Evento  21 de junio de 2016
Copyright © 2010 Antares Consulting S.A. Todos los derechos reservados   |   Aviso Legal   |   Política De Privacidad